El punk de hoy es feminista o no es


Artículo publicado por VICE Argentina

El punk y sus derivados, una contracultura nacida para romper estereotipos y como oposición a un cambio de época, pronto se vio atravesado por las lógicas que nació para batallar. Desde los 70 y hasta la fecha, la escena y sus bandas han tenido que inventarse y reinventarse para continuar siendo fieles a su esencia; la disrupción ante todo lo establecido.

El machismo y las lógicas patriarcales tardaron muy poco en instalarse y subirse a los escenarios. Las reacciones internas fueron inmediatas, bandas como Nervous Gender, Big Boys, The Screamers salieron a combatirlas casi en el mismo inicio de la historia del punk. El movimiento Riot y Queer se instaló para crear espacios seguros y disidentes que habían sido copados por las bandas de varones, el machismo y una postura sobre cómo se tiene que ser’.


Relacionados: Un sello argentino que recicla música con formatos obsoletos


En Argentina este proceso no fue diverso. Si bien se vio retrasado por la última dictadura militar, el Punk se desarrolló de una manera muy similar. Mientras en el mundo comenzaba a circular el zine Riot Grrrls! Y bandas como Bratmobile y Bikini Kill daban un plumazo a lo establecido en la escena, en el país comenzaba a gestarse un movimiento similar. El zine Homoxidal 500 de Rafael Aladjem y bandas como She Devils y Fun People tomaron la posta en la misma línea. Una piedra fundacional que abrió la puerta a la disputa en la escena tuvo como punto culmine la salida del Split ‘El aborto ilegal asesina mi libertad’ en el ’97 y una presentación en Cemento que se transformó en una asamblea de punks.

En los últimos años, el debate sobre la construcción del feminismo, los géneros, los estereotipos y la desigualdad patriarcal pasaron a ponerse en centro de la escena. Como tal, el punk no se desentendió, desde hace unos años —y acompañado de este movimiento— surgieron una gran cantidad de bandas y grupos contraculturales integrado por mujeres y disidencias que vuelven a poner en debate los espacios donde esta cultura vive. Sin ser excluyentes pero intentado abarcar algunas de esas expresiones hacemos en VICE un recorrido a nivel nacional:

Paltax – Buenos Aires

Iniciaron su travesía en 2012. Algunas de sus integrantes participan en Chicas Amplificadas, proyecto que busca empoderar chicas y adolescentes a través de la educación musical, impulsando el protagonismo, la sororidad y el feminismo.

Con varias grabaciones en su haber y un disco al que llamaron ‘Grandes éxitos II’ la banda se consolidó como un quinteto integrado por voz, bajo, guitarra, batería y teclado. Su estilo va rondando entre el hardcore, el punk con un teclado que desorienta constantemente, lisergia, psicodelia y gritos se entremezclan.

Paltax debe ser la banda que más se divierte al tocar, una característica que hace sus shows imperdibles: “tratamos de tocar como se nos canta el orto, sin estar pendientes del virtuosismo o de demostrarle nada a nadie, que antes era un mandato muy fuerte para las minas. Por momentos nos cagamos en todos los estereotipos (somos bastante irónicas) y en otros tratamos de meternos en la realidad como podemos, participando en marchas, festivales feministas o recis por la diversidad” nos cuentan.

Foto cedida por la banda a partir del Sello Nada Viva Records

Desde VICE les preguntamos sobre el feminismo y el punk. “En estos últimos años hay cada vez más bandas de chicas y disidencias, es un hecho en la escena. Cuando nosotras éramos chicas casi no existían bandas de pibas. Incluso, cuando empezamos a tocar, había pero pocas. Y ahora en la escena hay muchas, de distintos géneros pero falta mucho. En proporción, seguimos siendo relativamente pocas. Las bandas de pibes muchas veces no nos invitan porque no se plantean la necesidad de abrirse a la diversidad o no reconocen -o no quieren hacerlo, la desigualdad. O se organizan fechas de pibas para ser políticamente correctes, o como un favor, o algo más comercial para no quedar mal, pero es pura careteada. Un poco también por eso terminamos tocando con bandas afines de pibas y disidencias en los márgenes del under”.

Escuchá Paltax acá y conocé más.

Las Ex – Mendoza

Una de las bandas con más crecimiento en los últimos tiempos. En 2016, y con tan solo un año de vida, grabaron su primer disco, ‘Primera temporada’, una placa que le añade al punk condimentos que bordean el surf, post-punk entre otros. Al año siguiente lanzaron el single ‘perrxs’ que fue seleccionado para conformar varios compilados internacionales.

Mientras iniciábamos esta entrevista, las Ex estaban volviendo de una gira por Perú y Chile a la par que militaban la Campaña Nacional por el Aborto Legal, seguro y Gratuito en el país.

Impulsan ‘ReSisters’ Festival que definen como “totalmente femenino y totalmente feminista”.“La música es comunicación. Algunes la usan para no decir nada y otres intentamos darle algún sentido. Aunque a veces pinta no decir nada también” nos dicen acompañando sus palabras con risas. “Al final, somos pibas y disidencias en este mundo patriarcal. Nos niegan muchas cosas, pero en nuestras canciones las palabras las ponemos nosotres. Así como estamos en las calles, también estamos en los recitales y en los discos que grabamos con bocha de esfuerzo. Y ahí es donde se fusiona todo”.

Las Ex

Tienen en claro la necesidad de dejar de lado las categorías y unirse para seguir generando espacios seguros en pos de romper las prácticas instaladas. “Quizás los estilos musicales son algo viejo. Porque a casi nadie le importa si haces punk, rock, reggaeton, tango o cumbia. Lo que importa es lo que haces y lo que decís. La batalla está en despatriarcalizar todo, incluida la música. Y en eso estamos y somos cada vez más. Admirar a tipos solo porque son músicos ya no es una opción, esa fue durante mucho tiempo su fuente de poder frente a nosotres. Kill your idols”.

Escuchá Las Ex acá

Todos los problemas – Buenos Aires

Un poco de casualidad, un poco por búsqueda, un grupo de pibas se unió para armar Todos los Problemas (TLP), una banda que ironiza y disputa todos los significados. Una historia que arrancó por facebook, se transformó pronto en una banda compuesta por guitarra, bajo, batería y sintetizadores. En los últimos cuatro años sacaron cuatro placas. Su último trabajo, ‘Yeta’, nos ofrece ocho temas autodefinidos como ‘punk bizarro alternativo’ pero que le escapan a esa categoría apenas arrancan a sonar.

“Nuestra idea, primero, es ponerle el cuerpo y la acción a lo que pensamos. Nos parece que la lógica patriarcal es la mujer en una posición mucho más pasiva que la de haciendo música y protestando contra ciertos sectores de la sociedad que favorecen el machismo. Desde eso partimos”. Para ellas, el punk y sus derivados también se deben un debate interno, “solíamos tener conflicto cuando aceptábamos fechas coptadas por la escena machista del punk y otros géneros. Ahora armamos nuestro festival, Ciclo Mounstrual, y tocamos allí y en lugares donde bandas amigas y feministas nos invitan.”

Foto cedida por la banda a partir de Rancho Frenesi

Para este año piensan editar ‘Invasión Feminista’, un compilado colectivo y feminista. “El Split es un sueño, hace muchos años venimos pensando que la mejor manera de difundirnos es compilando varias bandas. Pero no sólo del mismo índole o género, sino también con la misma ideología o fin hacia el cual avanzar. Va a estar acompañado de un zine que estamos armando, contando el aquí y ahora de cómo se vive la escena de la música independiente desde una perspectiva feminista. Esto mismo de lo que veníamos hablando, somos seis bandas que, de manera horizontal, estamos en la producción de todo lo que conlleva grabar, mezclar, masterizar, crear el arte de tapa, etc. si lo logramos cerrar pronto saldría para antes de fin de año”.

Consultadas por la ola feminista en el punk, las TLP no dudan, “notamos que se esta abriendo una brecha amplia. Pero falta animarse, hay muchas chicas y chiques (amplio a chiques sólo por disidencias) que todavía no saben lo valiosas que son sus ideas a la hora de ocupar un espacio vacío como el que existe ahora en la música. Estamos hartas de ver los festivales con las mismas bandas de varones cis que no dicen nada. Las mujeres y disidentes tenemos una galaxia de cosas por contar porque realmente nos están pasando cosas. Muchas de las temáticas que nos mueven son crisis que se transformaron en algo mucho más tangible o creativo que un mal momento. Así surge, en parte, Todos Los Problemas, como una expresión de todo esto”.

Escuchá Todos Los Problemas acá

Basofias – Córdoba

Desde Río Cuarto, Córdoba, Basofias viene pisando fuerte desde su formación en 2014. Se autoperciben como una banda de punk feminista y se han reinventado constantemente desde sus inicios.

En 2016 grabaron su primer álbum, ‘Autogestión’, marcado por ritmos fluctuantes acompañados de letras concisas y directas. La formación fue variando hasta consolidarse en el actual quinteto femenino que lleva tatuada la autogestión, el punk y el feminismo.

“’¿Y son todas mujeres en su banda?, mira vos…’, eso lo escuchamos casi siempre en los circuitos de sonido alternativo en donde comenzamos a aparecer como formación musical feminista. ¡Sí! somos todas mujeres creando de manera colectiva, por elección, por decisión política. Usamos la expresión musical como canal reivindicatorio de la lucha feminista y como forma de militancia social. Generalmente, organizamos nuestros propios ‘tokes’, con bandas amigues, en espacios amables y cuidados o en la calle, apoyando diversas manifestaciones sociales. A eso también lo consideramos una “postura”, ya que somos conscientes que la autogestión significa laburar 10 veces más, pero lo elegimos así porque no queremos compartir escena con las formas de organización y poder que detestamos”.

Basofias

En Enero lanzaron ‘Crudo’, seis temas grabados en vivo, y ponen en evidencia la perspectiva de la banda. “El patriarcado atraviesa, como a todos los ámbitos sociales, lo cultural y musical también. El under claramente no es la excepción y el espíritu ‘inclusivo y libertario’, se ve restringido cuando se siguen afirmando roles y sus etiquetas de género que limitan y subestiman a la mujer y a la disidencia sexual con deseo de explosión creativa. En el circuito musical, como en casi todos, nos dejaron relegadas en papeles de ‘musas’ o ‘groupies’ y la faceta de productoras, creadoras, técnicas, creativas, ejecutoras musicales ligadas al ridículo lugar de ser la ‘sorpresa’, ‘burla’ o ‘casos únicos’. Es paradójico y real que en los sectores ‘más contestatarios’ sigan reproduciendo privilegios y prejuicios patriarcales. El escrache a varios músicos del ámbito del rock, punk rock y musical en general en lo local y nacional, sirvió para desenmascarar violentos, machitos y violadores de la escena y, con esto, volver a reflexionar y resignificar nuestro rol en lo expresivo y artístico. ¿Qué lugar queremos? ¿cuál estamos reproduciendo?

Confiamos en la nueva ola verde que se está levantando y gestando nuevas luchas, apropiándose de espacios y generando nuevas formas que reivindican lo cultural feminista que se encuentra en un momento de conquista. Creemos en la música como productora de un mensaje que genera, acompaña y celebra la unión feminista cultural. Nos encontramos inundando las calles, generando alianzas con otras bandas amigas feministas, revolucionando los escenarios, las camas y los sonidos. Porque si el patriarcado no se cae, lo tiramos nosotras”.


Relacionados: Libros y música entre noches y cocaína


Basofias se abrió el espacio en su ciudad a la fuerza. “En la escena punk local nos encontramos con muchos prejuicios machistas. Vivimos en una ciudad pequeña, conservadora y religiosa en donde, históricamente, las bandas de punk rock más cercanas a lo contracultural han sido conformadas por hombres hetero-cis. Nuestra llegada fue acompañada por nuestro interés en la autogestión y creación alternativa y colectiva de movidas undermusicales, como también con la posibilidad, a través de mensajes en nuestras letras y otras acciones directas desde la militancia feminista, de dejar al descubierto a quienes siempre tuvieron actitudes machistas y abusivas con nosotras y con otras hermanas. Si no nos hacen espacio, nos lo hacemos nosotras mismas, generando otros espacios de expresión y diciendo lo que queremos decir con nuestra música.

Basofias

Más allá de que el ideal punk rock buscó ser un movimiento sin prejuicios, nos encontramos con personajes de la ciudad relacionados al mismo cargados de estructuras machistas, nacionalistas y cavernícolas que se acercan más a lo fascista que a lo libertario. Lo rechazamos y repudiamos. Planteamos espacios de tolerancia cero a modos que, por mucho tiempo, fueron naturalizados. También reconocemos la llegada de una nueva generación punk que se acerca más a la disidencia sexual y a la posibilidad de generar contenidos de protesta y lucha en sus mensajes, olvidando un poco la acotada y gastada temática del ‘alcohol, cancha, mujeres y amigos’, que caracterizó a varias bandas locales. Desde nuestra perspectiva y sin desprestigiar otras, el punkrock debe ser una herramienta visibilización de las luchas marginales, en contra del poder, autoritarismo y el machismo, siempre del lado de las minorías y generador de espacios de encuentro y unión para que la contracultura crezca. Nos tenemos a nosotres, nos abrazamos y cuidamos. Podemos visualizar al enemigo y si no hay justicia, hay escrache. No queremos privilegios. Queremos sentirnos libres y seguras en la escena y en la calle. Estamos convencidas que sin antifascismo tampoco existe un feminismo auténtico y posible en lo cultural y social.”


Relacionados: Rosa Iceberg: ficción argentina escrita y editada por mujeres


En Julio de este año salió su EP homónimo, una suerte de manifiesto compuesto por tres temas. El ‘Arroz con leche abortero’ se destaca por el momento histórico, pero también por las frases que escupe. Cada tema lleva una fuerte carga política. “Pensamos en la composición del mensaje como una manera explícita de militar por la reivindicación cotidiana del feminismo. Somos una banda con una clara perspectiva que, desde su conformación, tuvo el objetivo de vomitar en sus letras la indignación de sobrevivir dentro de un sistema autoritario y patriarcal. Nos mueve la necesidad y el deseo de ser parte de una lucha que ya no tiene vuelta atrás. Estamos juntas, en manada, creando y creyendo en nuestro empoderamiento. El derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, el rechazo al machito en todas sus caras y manifestaciones y el repudio a quienes intentan apropiarse de una lucha que claramente no los representa. Nuestras canciones, que quieren destruir para construir, resultan nuestra inspiración para crear y generar nuestra propia manifestación musical libertaria”.

Escuchá Basofias acá

Yo, la Desubicada – Mendoza

Desde las entrañas mismas de la actitud punk y su significado disruptivo, Yo, la desubicada cumple tres años en la escena. “Escribimos desde nuestro lugar. Desde el lugar que ocupamos en la sociedad, entonces nos es inevitable hablar sobre las problemáticas que nos atraviesan. A quienes estamos en la banda nos une la empatía y las ansias de querer cambiarlo todo. El punk ha sido para nosotres una herramienta importante para expresarnos, pero también para saber que el under no es sólo tocar, sino lo que se genera alrededor. Los lazos de sororidad, las personas que hemos conocido, nos hacen saber que sí se entiende lo que queremos decir. Hace poco tocamos en la vigilia por el aborto en Mendoza, nos inundamos de alegría porque entendemos que ahí queríamos estar. Al machismo le damos batalla en lo diario, por eso también lo haremos desde todas las facetas de nuestra realidad. La música es una de nuestras elecciones y realidades, entonces vomitaremos contra lo que nos oprime y festejaremos los buenos sentires a través de ella. ¡El feminismo vencerá! Y la revolución no existe sin música, sino no se podría bailar” nos escribe Carla, cantante de la banda.

Yo, la desubicada

En 2016 editaron un disco homónimo, 10 temas que se reparten en vivencias cotidianas, el trabajo, el feminismo y diversas reivindicaciones. ‘Las olvidadas’ es, tal vez, el tema que más resalta por su contenido y potencia. Según Carla, la lucha contra el patriarcado se tiene que dar cotidianamente: “hoy en día el simple hecho de agruparnos las pibas, disidencias y mantenernos en la escena musical es una forma de darle batalla. La música siempre ha estado atravesada por el machismo, incluso existen prototipos de pibas que ellos imponen en la escena. Como si todo tuviera que ser aprobado por el público masculino. Parte de tomar postura en lo musical es entender que vamos a hacer lo que nos salga y lo que queramos escupir, porque de eso se trata tocar y poner el cuerpo. Disfrutamos de la música porque nos encuentra, y ese encuentro tiene que ver con una construcción que va desde compartir un pogo y, también, sentirnos cómodes (y eso incomoda). Por eso los toques son habitados cada vez más por quienes buscamos lo mismo. Por eso también hay quienes no se acercan más” concluye entre risas.

“En nuestro caso, creemos que parte de romper las lógicas patriarcales es apoyar y construir espacios seguros dentro del under musical, empatizando con compas piolas que creen que eso es posible. Los lugares libres de fascismo y machismo han sido, después de un largo tiempo de tocar, nuestro primer interés. Antes vomitábamos nuestro mensaje en cualquier lugar. Pensábamos que enfrentarnos mediante la palabra al machismo y las incomodidades que sentíamos era parte. Que vieran que nosotres, como pibas, podíamos transitar esos lugares al igual que ellos, haciendo ruido y posicionándonos. Nos vimos un poco expuestes y les pibes que iban a vernos, sobre todo amigues del pank, no la pasaban bien en muchas oportunidades. No era necesario. Cuando nos dimos cuenta miramos alrededor y notamos que éramos un par de bandas que buscábamos algo parecido. Entendimos que deseábamos agruparnos dentro de la música, bailar, poguear en espacios seguros o —al menos— con la seguridad que si ‘tocan a une respondemos todes’. Cuando la fiesta, la amistad y el feminismo nos encuentra; es difícil que algo salga mal” concluye.

Escuchá Yo, la desubicada acá

Pura Ura – Río Negro

Fisque Menuco es el nombre mapuche de lo parte de la zona que hoy se conoce como General Roca. Desde el 2014 que Pura Ura viene activando por esos lares para transformar la realidad. “Somos una banda de todes pibis porque creemos que los varones heterocis ya tienen un montón de espacios. Básicamente el mundo se hizo para que ellos se muevan cómodamente, ejerciendo sus privilegios. Con las letras y el mensaje tratamos de visibilizar situaciones de la vida real que muchas veces se callan o son tabú. También con el uso del lenguaje inclusivo, ya que cuando hablamos de inequidad y violencia de género no sólo hablamos de mujeres, también las disidencias somes oprimides e invisibilizades y tratamos de romper con eso. Sobre todo porque tampoco nos consideramos todes mujeres. Buscamos generar espacios seguros cada vez que tocamos, donde estemos cómodes y no seamos violentades. O, al menos si, eso sucede donde sepamos que nos tenemos para hacernos el aguante. El hecho de generar y/o participar en eventos donde la premisa no es solo ir y tocar, si no también generar consciencia es una forma de combatir el patriarcado que nos violenta y nos oprime”.

El 22 de Agosto del corriente lanzaron ‘Sumisxs no!’, un potente disco atravesado por letras que llaman a los gritos a la acción, sin medias tintes y como resultado de la historia de la banda. “Se viene gestando desde hace un par de años y, si bien en un principio no teníamos una meta fija como banda, sabíamos sobre qué queríamos hablar: de todo lo que nos rompía los ovarios y nos hacían callar, o directamente si nos quejábamos no éramos escuchades. En este disco materializamos lo que venimos haciendo y deseando desde hace mucho, dejando plasmada una etapa de la banda como proyecto que esperamos continúe creciendo y mutando de acuerdo a nuestros procesos personales y colectivos de deconstrucción, construcción y lucha que llevamos cada día. Con las letras tratamos de abordar temáticas que, si bien con la gente que compartimos más seguido son temas que tratamos, se hablan y se entra en debate, para otras personas que no están tan metidas en la movida es como un baldazo de agua fría, hablamos de una realidad dura e invisibilizada, tratando de despertar a esa gente con nuestra música” nos resumen.

Pura Ura

Al consultarles sobre cómo analizan el punk y sus derivados nos cuentan, “empezamos tocando en la escena del punk donde éramos vistes sólo como ‘una banda de minitas’. Si bien hubo fechas que disfrutamos, la mayoría de las veces nos tocó compartir con chongos de mierda que terminaban reproduciendo conductas super machistas y patriarcales. En cierto modo terminábamos inmerses en esas lógicas y, a partir de las discusiones y la visibilización que están teniendo estos temas, pudimos encontrarnos con otres que estaban en la misma. De ahí en más, organizarnos y hacer un evento por ejemplo, en el que tocaba una banda de cumbia, una de punk, otra de stonner, es decir que nos dejamos de guiar tanto por la cuestión de género musical y empezamos a guiarnos por la ideología que compartimos. Vemos que el ambiente del punk esta re viciado de gente que se cree punky por ponersela hasta quedar tirado y en realidad termina reproduciendo todo aquello que dice combatir”.

Escuchá Pura Ura acá

Las Grasas Trans – Buenos Aires

Cuarto año de vida para Las Grasas Trans (LGT). Llevan dos discos grabados, el primero ‘Falso Album’ de 2015 nucleó canciones que venían ensayando y fueron editadas para su presentación en el FemFest en Chile. ‘Pandemia Lésbica’ salió un año después y se transformó en un disco de referencia. Masterizado y mezclado por Lucy Patané contó con las colaboraciones de la ‘Negra’ Liyah y Sasha Sathya entre otras.

El repertorio de ‘Pandemia’ disputa para todos lados, al gordoodio, la iglesia, el heteropatriarcado y habla de todo; el hazlo tu misma, la vida en sí, la existencia lésbica. ‘Hordas de lesbianas’, ‘no es mi amiga mamá’ y ‘zarpada gorda torta’ se transforman en una parada obligatoria del disco. Si bien las letras son claras, ellas aclaran “en realidad estábamos riéndonos y burlándonos con la guitarrita y al final hicimos un montón de canciones. No lo pensamos demasiado. Hablamos de lo que nos pasaba un poco en chiste pero con altas cuotas de realidad y es lo que salió”.

Las grasas trans

En los shows la banda suele tocar con máscaras, que terminan generando un quiebre en la barrera entre quienes llevan puestos los instrumentos y quienes fueron a ver qué pasaba. “Somos una banda de lesbianas visibles y hacemos música porque nos pinta. Hay que propiciar escenarios para que toquen bandas que no sean de varones hetero-cis. Para eso hay que romper con la idea de que la música es sagrada y que si no sos músicx no tenés derecho a agarrar un instrumento y hacer lo que te salga. Los escenarios también pueden ser lugares de catarsis y no necesariamente de virtuosismo. Es importante escuchar otras voces y otras experiencias, para eso hay que organizarse, armar bandas, generar redes que estén por fuera de las lógicas patriarcales y de la industria. No sólo tiene que ver con la música sino también con la importancia de generar espacios de intercambio, difusión, colaboración mutua”.

A su vez escapan a las categorías que —en muchos casos— no hacen más que delimitar “Nuestro género es el punkeke. No sabemos muy bien qué significa el punk y su escena. No tenemos mucha cultura punk encima excepto por Maruncha Charuta que fue a ver a los ramones en el ’96 cuando por diez tapitas de coca te daban una entrada (buscar pogo violento en lavalle y florida). No compartimos escenario con bandas de chongos punk. Tampoco criticamos a quienes deciden copar esos espacios pero nosotres no nos sentimos cómodes. Es un ambiente machista y te topás con tipos con mala predisposición porque se están perdiendo el partido. La cultura del pogo punk sin consentimiento no nos copa. Generalmente tratamos de tocar en movidas organizadas por amigues o aliades”.

Escuchá Las Grasas Trans acá y conocé más

https://ift.tt/2CFw9sq

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s