La final más importante de la década se llama Boca – River


Artículo publicado por VICE Argentina

No sabemos bien qué hay detrás. Ni entendemos bien cómo se posó este alienígena entre nosotros. Tampoco hay que cavilar mucho para advertir que estamos ante uno de los acontecimientos deportivos más importantes del mundo. Se filtró un error en la Matrix y por fin llegamos al vértice. Acá, el folclore del fútbol se ve elevado a su máxima potencia. Aquí, ya no de fondo sino de frente, la sociedad abre sus venas ante lo desconocido. El volumen de la pasión encuentra en esta contienda su estado más alto, exagerado, nocivo, ridículo y genial. No obstante, lo que en rigor son 22 tipos (millonarios y bla, bla) corriendo detrás de una pelota, se esconde uno de los enigmas más trascendentales de todos: ¿Qué tienen de especial los Boca – River que detienen el tiempo, los devenires y sus contextos?


Relacionados: Este es el equipo de fútbol de enanos que sorprendió a Messi


Nunca pasó que se enfrenten en una final de Copa Libertadores, el torneo continental de más relevancia. Nunca pasó que los dos equipos más populares (y ricos, claro) de la Argentina tengan que limar asperezas con los ojos de todos —de todos, todos, todos— encima. Y que ganar signifique la ilusión de la gloria eterna. Y, en su reverso, perder sea el mayor de los agravios. En una u otra vereda, si hay un “para siempre”, será para siempre. Para toda la vida. Para esa ilusión que llamamos eternidad.


Relacionados: Los 10 mejores apodos del fútbol argentino


Con el peso de las contingencias, este superclásico estalla una fragilidad: después de todo, parece que sólo importa esta final. Entonces, ¿es más importante este partido que el desplome del dólar? ¿termina ocupando más tiempo en nuestras conversaciones que la llegada del Fondo Monetario Internacional a la economía doméstica? ¿el país reventará por los aires dando un F5 a nuestra propia historia contemporánea? ¿puede un partido de fútbol mover lo que somos? ¿se avecinan la República de Boca o la República de River y adiós Argentina, chau, chau? ¿por qué el presidente Mauricio Macri se pronunció intempestivamente a propósito de las hinchadas visitantes tapando el sol con la mano?


Relacionados: Entrenamos con la selección argentina gay de fútbol masculino


Le preguntamos a algunos hinchas notables de Boca y River qué pensaban al respecto y reflexionaron sobre el estado general de las cosas en función de nuestro propio Cometa Halley: en medio de una de las mayores crisis económicas de los últimos tiempos, la final de la Libertadores tiene en disputa a dos equipos argentinos.

Realismo mágico

“Con el Boca – River se frena todo. Con un amigo fantaseábamos con esta final y decíamos: ‘Si pasa eso, al otro día se termina el país’. Temo que sea eso: que todo sea parte de un guión en el que el último episodio es este partido. Es algo del orden del pensamiento mágico, un acto de fe. Pensar: esto no solo puede ser un partido de fútbol. A la vez, siento que estamos viviendo un tiempo en el que todo está normalizado. Y nos gobierna un grupo de gente que odia la intensidad. Rápidamente nos acostumbramos a algo. No da lo mismo esta final. Quiero que no sea un día más. No sé si un día de zombies o bardo pero me imagino que, después de esta disputa, sea cual sea el resultado, va a ser inolvidable. Después de este partido, ya está. Quizás estamos frente a un nuevo punto cero de la historia. En mi fuero interno sueño que esto es épico a otro nivel. Mi deseo es que después todo se convierta como en una novela de César Aira. Y que el terreno de lo conocido se vuelva algo distinto. Sueño con algo de ese orden. Es extremadamente lujurioso lo que está pasando. No podemos normalizarlo. En gran medida esto corre el eje de lo inmediato: si el dólar está $38 o está $40. No sé por cuánto tiempo, pero lo hace. Es un estado de carnaval o de vacación. Es un tiempo libre, pero a la vez regulado por un final muy claro. Si fuera un cuento infantil, estaríamos todos vestidos de colores y después todos vestidos de gris. ¿Cuántas veces en la vida se enfrentan en la vida Boca y River en una final de Libertadores? Es como nuestro Cometa Halley”.

—Cecilia Fanti, 33 años, escritora

Una ola perpetua

1541776316707-Militta-Bora

Militta Bora

“Coincido con la pasión pero lo más seguro para la gente es que no haya visitantes. Está bien la medida, más allá de todo. No hemos tenido buenas experiencias con la pasión. No solo en el fútbol, sino en los recitales y demás. Fue una decisión sabia: hacerlo lo más seguro y estricto posible. Hay que manejar la pasión de otra manera. Así y todo: pueden pasar cosas. Me parece que es una oportunidad y una prueba para mostrar como sociedad si realmente se mejoró un poco. Y, también, para los gobernantes, si pueden manejar este tipo de eventos con seguridad y sin problemas. Hasta ahora tenemos muchas malas experiencias. Vamos a ver qué sucede. Es un evento histórico, deportivo, social y cultural para los argentinos. Es una gran distracción con respecto a la crisis que estamos pasando y todo lo que está pasando. Pero, bueno, ¿qué vamos a hacer?”

—Militta Bora, 29 años, cantante

Sigue a Hernán en Twitter

https://ift.tt/2OyamEJ

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s