Otro abusador que habla de una guerra feminista y un complot en su contra


Artículo publicado por VICE Argentina

Cristian Aldana está detenido desde hace casi dos años en el penal de Marcos Paz, en Provincia de Buenos Aires, Argentina, acusado de abuso sexual y corrupción de menores. Se trata del líder y cantante de El Otro Yo, una de las bandas argentinas más taquilleras de las últimas décadas. Luego de su detención en diciembre de 2016, fue en mayo de este año que comenzaron las audiencias donde se tomará declaración a más de 100 testigos de las partes involucradas. Hoy arranca un día más de audiencia.

Son las 9:20 am y el sol ilumina la placa que se encuentra en el edificio ubicado sobre la calle Paraguay, a dos cuadras de Callao, que detalla: “Edificio del Poder Judicial de la Nación. Tribunales Orales en lo criminal”.

Es un pasillo ancho, el edificio se siente fresco. Observo los dos escritorios del lado izquierdo, junto a un pizarrón donde están enumerados los Tribunales y sus jueces. El designado a Humberto Cristian Aldana es el Número 25 y lo conforman los doctores Bustos Lambert, Dieta de Herrero y Rodolfo Goerner. En el medio del edificio se encuentran los ascensores, diminutos, con capacidad para tres personas. En el tercer piso, adentro de una oficina, carpetas por doquier.


Relacionados: Lizbeth fue asesinada antes de cumplir los 20 años


En los asientos de espera, como de hospital, hay un joven que lee un libro, se muerde el dedo y mueve impaciente una pierna cruzada. Su mochila tiene los pañuelos verde del aborto legal y el naranja de la separación de la Iglesia y el Estado. Me llama la atención que lleva un pin de El Otro Yo.

A principios del milenio, EOY supo ser la banda referente del punk alternativo e independiente del país. Con Cristian Aldana en voz y guitarra, y María Fernanda Aldana en bajo y segunda voz, lograron hacerse un lugar en el mundo del rock nacional argentino. Fue una de las bandas que rompieron el récord en cantidad de shows gracias a una ‘gira interminable’ que realizaron en 2001 por la mayoría de las provincias del Argentina y otros países de América y Europa.

La voz aniñada de María Fernanda y las letras sobre sexo, aliens y un cierto sentimiento emotivo ante la vida hicieron que la banda fuera seguida por muchísimos jóvenes. Sus fanáticos vestían con colores fuertes, hebillas, vinchas, collares, anillos brillantes y chillones. Las chicas copiaban el corte de cabello de María Fernanda y los varones el pelo largo, negro y desaliñado de Cristian. Cada recital estaba repleto de jóvenes simulando ser “niños”, una característica propia del movimiento alterno.

En diciembre de 2016, Humberto Cristian Aldana fue detenido e imputado por el delito de abuso sexual gravemente ultrajante y con acceso carnal en concurso ideal con corrupción de menores en calidad de autor, reiterado en siete oportunidades.

Ese mismo mes, su defensa pide la excarcelación pero el juez Roberto Oscar Ponce la niega porque reconoce que el imputado “sabiendo de su condición de ídolo musical de las víctimas menores de edad y, en aprovechamiento de la adoración que éstas le dispensaban, como así también de su inmadurez sexual, las forzó a mantener relaciones sexuales con él en forma violenta e intempestiva”.


Relacionados: Fabiola murió a golpes y la policía dijo que fue un accidente, y luego que fue suicidio


En la planta baja se encuentra ya el abogado defensor de Cristian Aldana, Rodolfo Patiño, con su ayudante. También está acompañado por Raymundo ‘Ray’ Fajardo, ex El Otro Yo e integrante actual de Jauria —banda de Ciro Pertusi ex Attaque 77—. Pelo teñido bien cortito, remera estilo chomba y jean. Entra a la sala con unos lentes de sol, escuchando música mientras pispea Instagram en su celular. Luego llega al recinto otra chica con quien habla de manera animada. Resulta ser una de las testigos.

Minutos más tarde llega al recinto la primera denunciante de Aldana, Ariell Carolina Lujan, ex pareja del líder de EOY. Hace ocho años realizó su primera denuncia en la Comisaría de la Mujer en Morón. Cuando comenzaron a salir ella tenía sólo 14 años, y él la doblaba en edad, 32. Carolina Lujan pudo desterrar la relación a sus 18 años luego de un trabajo muy profundo para reencontrase con ella misma, llegando a realizar un curso de empoderamiento personal. En 2011, a sus 21 años pudo denunciarlo. Volvió a retomar la denuncia en 2016 y a los meses se sumaron las denuncias en la UFEM de las demás víctimas.Hoy Ariell llega a las audiencias siendo una mujer más fuerte, más empoderada. Con el pelo corto bien rapado, lleva puesta una remera negra con tres letras en blanco en el medio WTF.

Volviendo al recinto, hay una asistente de la Escuela de Abogados, como veedora. El representante de Aldana, Patiño, acumula varias advertencias del Tribunal Oral que juzga el caso de su cliente. Ha debido que pagar multas dos veces por ser excesivamente agresivo con las víctimas y denunciantes durante las audiencias. Patiño trata de convencer a la veedora, justificando que las denunciantes tienen algo contra él y su cliente, que todavía no llega a la sala. Menciona que las testigos hablaron dos días seguidos y sus testigos vienen relegados en su declaración, insistiendo en un favoritismo del tribunal. Entre dientes habla algo sobre el feminismo que no se llega a escuchar.

Esta cantaleta no es nueva. Apenas en octubre de este año, desde prisión y a través de su cuenta de Facebook, Aldana volvió a declararse inocente y pidió que “alguien de Derechos Humanos” se interese por su causa. También habló de un complot en su contra indeado por personas que “quieren desprestigiar la elección exitosa de ser un grupo musical independiente” y se dijo víctima de “una persecución mediática dirigida y disparada desde las redes sociales”.

“Licuadora Mutiladora”

Ya son casi las 11 y los jueces llegan al Tribunal. En la sala de audiencias ya están sentados el Fiscal, la querella y la defensora de la UFEM —Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres—. En el medio hay dos filas de asientos, una con tres sillas frente a un escritorio que tiene un micrófono apoyado en tres libros grandes frente al Tribunal. Del lado izquierdo sentados Cristian Aldana, su abogado y su ayudante y del lado derecho, se ubica el fiscal, la querella, la UFEM y la defensa de Ariell.

Aldana sostiene entre sus manos un cuaderno y una lapicera. Tiene el mismo pelo largo de siempre. Negro, pegoteado y tapándole la mitad de la cara. Está con un saco negro, remera blanca con tres botones cerrados hasta el cuello, pantalón negro y zapatillas tipo vans cuadrillé rojas y negras. Casi ni levanta la vista. Se lo nota abstraído, solo mira su cuaderno y anota, anota… y anota quién sabe qué. Se acerca a su abogado y le dice algo al oído, prende su micrófono y se lo acomoda. Detrás de él observa un oficial de la policía penitenciaria.

1543320650954-tribunaloralCA2

“Inmaduro”

El primero en atestiguar es el joven que se encontraba inquieto en el ingreso. Se presenta, jura decir la verdad y el Presidente del Tribunal le pregunta si hay alguna amenaza o circunstancia que le impida decir la verdad. Contesta que no. Antes de comenzar a responder las preguntas de Patiño denuncia que lo fue a buscar la Policía a su casa y no lo dejaron ir al baño. La defensa de Aldana trata de capitalizar esa situación, de inmediato es callado y advertido por el Presidente del Tribunal.

En su declaración no deja de mover la pierna. Menciona ser fanático de El Otro Yo, de conocerlos personalmente, y cuenta que recibió amenazas por Facebook de cuentas anónimas acusándolo de “misógino y machista”, de “encubrir abusadores” y que posee las capturas de pantalla. El abogado anteriormente dijo que esas amenazas habían sido escritas por Lujan, pero luego el testigo niega conocerla. Por parte del fiscal se le pregunta si conoce “las fiestas perversas”, declara que sí, que las mismas eran fiestas donde Aldana “hacía de DJ disfrazado de monja”.

El detalle no menos curioso, es que Cristian Aldana se presentó en una manifestación de 2016, realizada en el Obelisco, vestido de monja y con una guitarra para presentar una canción “en su defensa” como respuesta a las acusaciones de abuso sexual. Durante esa aparición, Aldana rompió la perimetral que estaba impuesta para no acercarse a una de sus denunciantes.

“Pecadores”

El clima es hostil entre Patiño y el Dr. Bustos Lambert. La veedora que supervisa absolutamente todo está sentada detrás de los testigos: mira callada y escribe todo aquello que observa. Aldana levanta la mirada y mira al testigo. Su cara es inexpresiva. Se da cuenta que el micrófono de su defensor no funciona bien y hace ruido, agarra una servilleta y envuelve la punta del micrófono. Y sigue anotando.

Todos los testigos son consultados sobre la actividad laboral de Aldana. Como por ejemplo Besótico, la discográfica donde llevaba a cabo las orgías sexuales con parte de las denunciantes que en ese momento eran menores de edad.

El fiscal pregunta por las edades de quienes seguían a EOY. Los testigos no saben qué responder. “¿Qué tan jóvenes eran?”, vuelve a preguntar la defensa. Algunos dicen que “desde muy jóvenes hasta muy grandes”. “Chicos, chicas, jóvenes y padres. De 0 a 99 años”, responde otra testigo.

Finalmente entra Ray Fajardo, exbaterista de El Otro Yo y actual integrante de Jauría. Ariell sigue sin entrar a la sala. Es consultado por el conocimiento de Cristian Aldana y las denunciantes. Solo reconoce a dos de ellas, a Felicitas y a Ariell. Mueve mucho los brazos y está muy encorvado.

Comenta que a Felicitas la conoce por Mauro y Sebastian Ambesi, actuales integrantes de Jauría, hermanastros de Fran Marafioti, fundador de la banda. Y a la otra víctima por ser la expareja de Aldana. Dice que los vio siempre como una pareja “normal”.

Aldana muestra una mueca de sonrisa pero no mucho más. Está apagado, como con poca batería. Pero anota, no para de anotar. Sus hojas parecen no tener renglones. ¿Qué anota? Nadie lo sabe.


Relacionados: Marichuy fue arrojada por la ventana y su asesinato sigue impune


Por último, Ray dice que cuando salieron las denuncias se asesoró legalmente porque en los medios él quedaba pegado por haber tocado en EOY y siempre aparecía su imagen en los vídeos clips. También recuerda que Ciro Pertusi fue acusado de pedófilo por unos dichos “mal interpretados” en una entrevista hace muchos años. ( I.e: Ciro Pertusi hace 19 años brindó una entrevista a ‘Inrockuptibles’ donde fue consultado por un periodista sobre el tema “páginas pegadas” que se interpreta como un deseo de tener relaciones con menores de edad. El ex Attaque77 admite que le gustan ‘las nenitas’ y habla de una situación en particular).

Ya el sol está cayendo y todos tienen cara de cansados. El fiscal pide una intervención y consulta si la audiencia puede terminar a las 8 pm, que al otro día tenían varios juicios, entre ellos un homicidio. El presidente del Tribunal da a lugar a su pedido.

Las siguientes testigos fueron parejas de Aldana. La primera en entrar es Agüero, madre del primer hijo de Aldana. Se la nota muy nerviosa y llora. La testigo observa a Ariell y exclama: “no me mires así” solicitando que la retiren, alegando que no soporta su presencia en la sala. Por último, menciona que las únicas víctimas acá son su hijo, y su otra hija, que tuvo Aldana con su actual pareja, Guillermina.

La anteúltima testigo es Camila Sol Cheja, quien fuera pareja de Cristian antes de Ariell Carolina Luján. Cuenta que convivió con Aldana y su relación fue buena. Se terminó porque ella “no quería estar atada a nada”. Fue ella quién dirigió el videoclip de “Me harté”, el tema está incluido en Colmena uno de los mejores discos de EOY. Ese tema en el que Aldana canta: “tal vez hoy me deje usar, y deje que me humilles enfrente de todos”. Justamente después de la participación de Camila vino el turno de Ariell Carolina Luján, quien denunció todo el calvario, las humillaciones y manipulaciones a las que Aldana la sometió. Entre camarines y entre las paredes del departamento donde vivían juntos. Ese mismo lugar donde la violó y la golpeó. “Dame tu mierda y yo te daré la mía”.

“Fuera de tiempo”

Guerrisi entra a lo último, casi cerca de las 8 de la noche. Fue uno de los primeros músicos de la banda y productor. Reconoce que sí conoció a Luján. Los veía como “una pareja cariñosa”, respondió. El fiscal interrumpe una vez más y avisa que son las 8:20, que el abogado defensor se pasó de la hora pactada.

La audiencia llega a su final luego de 12 horas. Aldana guarda su libreta, se para y junta los brazos, el policía le pone las esposas y ambos cruzan la sala. Luego lo meten en un cuartito, donde esperará a ser trasladado de vuelta al penal de Marcos Paz.

Sigue a Laura en Twitter

https://ift.tt/2FGxOQH

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s