“Cogí con su mejor amigo antes de salir con él”: ¿Cuál es el peor secreto que has escondido?


Artículo publicado por VICE México.

Los secretos, generalmente, son un arma de doble filo. Normalmente sirven como una manera de afianzar relaciones, y generar un puente de complicidad entre las personas que conocen esta información que podría causar estragos en caso de volverse pública. Pero, al mismo tiempo, son una fuente interminable de culpa por andar por la vida teniendo información que potencialmente puede dañar a gente cercana.

Todos tenemos derecho a tener secretos, normalmente éstos surgen como un escape natural y orgánico para tener privacidad dentro de una relación. La cosa es que, luego, como nos ha pasado a muchos, esos mismos secretos se convierten en dos cosas: un chiste local con tu cómplice o un bache que impedirá seguir construyendo una relación.

Me puse a escuchar los peores secretos de la gente y esto fue lo que me contaron.


Le escondimos a mi Mamá que tenía un tumor cerebral

Mi mamá tuvo un tumor cerebral. Mi hermano, mi papá y yo supimos antes que ella y no le podíamos decir qué tenía porque era súper peligroso que tuviera una crisis antes de que la operaran.

¿Después le dijeron que sabían?

No. Al final le dijimos un día antes de la cirugía pero teníamos que esperar que se le bajara la inflamación cerebral. Supimos desde una semana antes y fue muy duro porque ella constantemente nos preguntaba qué tenía, qué iban a hacer y demás, nosotros solamente le decíamos que era cualquier cosa como una migraña o cosas por el estilo.

– Mariana, 24 años.

Dos amigas salían con el mismo güey

Hubo un tiempo en el que dos amigas cercanas veían al mismo tipo, pero ninguna sabía entre ellas. Curiosamente las dos me contaron que ya tenían idea y me pidieron guardar el secreto. A la fecha aún no saben quien fue “la otra” de la relación.

– Fernando, 25 años.

Cogí con su mejor amigo antes de andar con él

Fue una cosa de una sola vez. Tal cuál, conocí a su mejor amigo en una fiesta en la que él también estaba, platicamos bien, y cuando ya estaba muy borracha su amigo fue el primer güey que me encontré. Una cosa llevó a otra y cogimos. Pocos días después me buscó él porque le di mi celular en esa fiesta, y empezamos a salir.

¿Crees que sepa?

Lo dudo mucho, se pone muy emocional con todo este tipo de cosas y también he notado que no está en buenos términos con su amigo, no sé porqué. La neta no creo que soy súper culpable porque fue antes de que estuviéramos juntos, pero nunca me he sentido lista para decirle, me da miedo su reacción y que me mande a volar. A mí no me gustaría enterarme que se cogió a mi mejor amiga el día que nos conocimos.

– Regina, 35.

Me enteré que su esposo le ponía el cuerno

¿Crees decirle algún día?

No, ella me dijo que no.

¿Cómo?

Mira, yo cuando me enteré, o bueno me di cuenta bien, tal cual, siempre había tenido una sospecha. Qué raro esto, lo otro, lo que sea. Entonces, entre el grupito de amigos, su esposo es amigo de mi esposo, siempre había cosas raras y finalmente un día alguien me lo confirmó. Yo soy muy cercana a ella y con ese grupito de amigos nos vemos casi todos los jueves. Finalmente, un día tocó ir con ella, nos vimos, y platicando de cualquier cosa, de pronto me dice: “¿sabes qué estoy pensando? Que una mujer a la que le ponen el cuerno lo sabe perfectamente y no necesita que nadie se lo venga a decir. Si ella no hace nada, nadie tendría que estar hablando de ese tema.” Me quedé sin palabras pero entendí el mensaje, solamente le contesté “ok, perfecto”. Nunca volvimos a tocar el tema.

– Lucía, 27 años.

Vi al novio de su mamá con otra

En su casa, vi cómo el novio de su mamá estaba dándose unos besos con la ayudante doméstica cerca de la lavadora. Como sé que su madre depende mucho del trabajo de ella, la verdad preferí evitar el conflicto.

¿Crees que algún día le dirías?

No lo sé. La verdad no entiendo cuál sería el verdadero acto moral, hacerlo o no.

– Andrés 27, años.

Culpamos a un primo chiquito de contratar porno

Una vez, cuando éramos chicos, contratamos un canal porno en la casa de la abuela. En esas fechas un primo pequeño se estaba quedando con ella. Cuando llegó el recibo, le echamos la culpa. El recibo y la acusación de la abuela coincidió con la primera vez que cacharon viendo porno al pobre tipo, tenía como 10-11 años el primo. A la fecha, mi tía y abuela piensan que él contrató todo.

– Pedro, 30 años.


Sin sorpresa desde muchos ángulos, la mayoría se relacionan con sexo. Pero, por primera vez en mi vida, entendí lo que siente un padre católico cuando escucha los pecados de la gente y nada más asiente en comprensión.

Sergio ventila sus secretos en Instagram.

http://bit.ly/2H6iHRl

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s