La venganza del tiranosaurio: por qué las gallinas no son bobas ni mansas


Estamos acostumbrados a leer noticias que se ajustan al guion previsto, como que los zorros se cuelan en los gallineros y acaban con decenas de gallinas. Por eso, cuando una noticia es a la inversa, se expande a los cuatro vientos. El protagonista era un zorro joven, de unos seis meses. El animal pensó que se iba a poner las botas y, con alevosía y nocturnidad, se coló en un gallinero de una escuela agrícola en Bretaña, en el noroeste de Francia. Pero calculó mal sus pasos.

etiquetas: evolución, zorros, gallinas

» noticia original (theconversation.com)

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s