‘Game of Thrones’ terminó de la peor manera posible


Sobrevivieron ocho largos años de Game of Thrones y de alguna manera esperaban más. Pero esta ya no es la serie que decapitó a su personaje principal antes de la segunda temporada. No es la serie que mató a muchos de sus personajes centrales en la Boda Roja. Ya no es Game of Thrones, el fenómeno global que superó las expectativas del género fantástico. En cambio, la mayor sorpresa del episodio final de la serie, “The Iron Throne”, es que todo lo que estaba predicho sucedió de la peor manera posible.

Tras el quinto episodio, la audiencia sabía que un Stark terminaría en el trono, pero fue Bran el inútil el afortunado ganador. Claro, los espectadores sabían que Daenerys tenía que ser detenida después de su transformación en la Reina Loca en el penúltimo episodio, pero solo fue necesario un discurso motivacional de Tyrion para que Jon Snow apuñalara a su tía en mitad de un beso.

Game of Thrones continuó mostrando los mismos temas en torno a la política, el espionaje y el espectáculo hasta los créditos finales. Pero el timo que representa la octava temporada —en gran parte provocado por el deseo de los productores David Benioff y DB Weiss de terminar la serie antes de que estuviera lista— produjo uno de los peores finales en la historia de la televisión de calidad.

Si bien habrá mucho tiempo para analizar lo que llevó a este fenómeno a su mediocre final durante las dos últimas temporadas, es fácil elegir los elementos más obvios que hicieron que el final de la serie fuera ridículamente frustrante.

Bran es rey, inexplicablemente

Es difícil justificar esto. GoT tiene una inclinación por los giros de trama —después de todo, se trata del material de Benioff y Weiss— pero solo el Three-eyed Raven vio venir esto. ¿Se supone que debamos creer que solo sería necesaria una sugerencia de Tyrion, un hombre en quien nadie confía, para nominar a Bran como la mejor opción para gobernar? ¿Se supone que debamos creer que una serie que pasó temporadas enteras deleitándose con la lucha política y quién gobernaría determinó todo a partir del discurso de Tyrion sobre las personas con las mejores historias?

Incluso si pasas esto por alto, no hay nada gratificante en la historia de Bran. Durante toda la temporada cinco, Bran estuvo ausente. En la sexta temporada, fue el loco de Westeros que mordisqueaba la corteza psicodélica de un weirwood, murmurando sin cesar sobre ser “el cuervo de tres ojos” y no “querer” nada. Y ahora que el Night King está derrotado, esta serie no ha hecho nada para sentar las bases del nuevo líder, Bran the Broken, que supuestamente está listo y dispuesto a tomar el trono.

Es el máximo giro de trama: aquel Bran que realmente conocía el pasado, presente y futuro, pasó temporadas enteras mirando en silencio a otros personajes, sabiendo que estaba destinado a ser rey. Olviden los miles de inocentes calcinados por un dragón. Olviden la inmensa cantidad de vidas que pudieron haberse salvado gracias a esta información. De manera egoísta, Bran sabía que esto sucedería. No se siente bien.

Daenerys merecía más

Después de una conversación acalorada con Tyrion —quien extrañamente es la voz de la razón en este episodio—, un atormentado Jon Snow se enfrenta a su tía Daenerys por la masacre de King’s Landing. Una cosa lleva a la otra, y Jon abraza a Dany, proclamándola su reina antes de besarla. Entonces la asesina.

Haber esquivado las insinuaciones de Dany durante tres episodios solo para deslizar su lengua por su garganta y luego apuñalarla es tan frío y fuera de lugar para un protagonista conocido por ser estúpidamente leal y honorable. A ella le tomó un episodio llegar al extremo y convertirse en la Reina Loca, y esta muerte tiene la misma energía. Fue la forma más barata y rápida de librar a la serie de un gran problema latente, independientemente de la credibilidad. Dany era un personaje complicado que perdió a su familia, su hogar, su hijo, sus dragones y sus amigos, durante más de ocho temporadas de televisión, solo para quedar eliminada en un instante. Cada personaje desechable de esta serie tuvo una oportunidad de redención, pero a Daenerys no le dieron la misma oportunidad.

¿Ahora Drogon entiende de simbolismos?

¿Qué pasa con Drogon? En un episodio no puede enfrentarse a una flota de barcos liderados por un pirata trastornado. En el siguiente, no solo destruye esos barcos, sino que también destruye King’s Landing. Y ahora, cuando encuentra a su madre muerta a manos de Jon, reacciona derritiendo el Trono de Hierro con un fuego implacable. Fue muy poco sutil.

Antes se pensaba que los dragones eran armas imparables, pero en la temporada final de la serie sus habilidades fueron inconsistentes. Un arma indestructible plantearía problemas desde una perspectiva narrativa, así que la idea de que un dragón sea lo suficientemente importante como para matar a un personaje intocable no funcionaría exactamente. Pero es difícil no preguntarse por qué Drogon no dirigió su ira hacia Jon Snow, quien acababa de acuchillar a su madre. En cambio, el dragón convirtió el Trono de Hierro en lava, destruyendo el símbolo que por tanto tiempo había provocado destrucción y sufrimiento. ¿Fue satisfactorio? Sí. ¿Fue cursi? Sin duda.

Brienne desperdició sus últimos momentos

Hacia el final del episodio vimos a Brienne con la misma armadura dorada que llevaba Jaime. Ahora es la jefa de la Guardia Real de Bran, y uno de sus deberes es llenar el Libro Blanco, que registra las acciones de cada miembro que sirvió. En los últimos minutos, Brienne no se considera a sí misma como la primera mujer en ser nombrada caballero en la historia de Westeros. Ni siquiera comienza su propia página. Lo que hace en cambio es actualizar la página de Jaime —el mismo Jaime que la abandonó— retratándolo como un héroe y un romántico empedernido.

Ya era bastante malo que su arco de esta temporada se burlara de una mujer que parecía ferozmente independiente y que quedó reducida a una mujer desconsolada por un loco incestuoso. Pero dedicarle sus últimos momentos de reflexión a este mismo hombre es el peor final posible para el personaje más puro de la serie.

Arya Colón

Arya está ahora en su barco de Cristóbal Colón. Para aquellos con buena memoria, en la sexta temporada le preguntó a Lady Crane sobre el oeste de Westeros, a lo que Lady Crane se refirió como el borde del mundo. Arya luego sonrió y dijo que le gustaría conocerlo.

El arco de Arya es uno de los más indulgentes, a pesar del hecho de que solo fue necesaria una sola conversación con The Hound para que abandonara sus años de entrenamiento como asesina. Siempre ha sido la Stark que se negó a sentar cabeza, y es lógico imaginar que terminaría las cosas en un barco navegando hacia lugares remotos. Pero aún así, no usó una sola cara durante toda la temporada, lo que hace que una buena parte de su arco se sienta como relleno.

El final de Jon

Así que al final, después de matar a Daeneyrs, el castigo de Jon Snow —a pesar de librar a Westeros de un problema potencialmente importante— fue que lo enviaran de vuelta al muro. Por alguna razón, un hombre cuya muerte y resurrección subsiguiente le permitieron marchar hacia el sur y retomar a Winterfell, convertirse en Rey del Norte, aliarse con Daenerys y derrotar al Night King, ¿termina su arco con una despedida como un bastardo? Mientras tanto, Tyrion —que no hizo ni la mitad que Jon por el reino— recibió el beneficio de convertirse en la Mano de un Bran recién coronado. Supongo que Jon realmente es su tío Ned en espíritu, y al final su honor lo colocó en la posición exacta en la que terminó. Al menos tuvo un reencuentro con Ghost.

Tyrion es la Mano de Bran… ¿sin motivo aparente?

Lo entiendo, Bran murmuró algo acerca de que Tyrion necesitaba arreglar todos los problemas que había causado. ¿Pero no es solo una formalidad? ¿Qué tipo de consejo necesitaría un tipo que puede ver el pasado, el presente y el futuro en términos de estrategia, política o planificación futura?

Usaron el nombre de ‘Una canción de hielo y fuego’…

Tyrion hace la pregunta que todos tenemos miedo de hacer: “¿Qué es eso?” Supuestamente es la historia de Westeros a partir de la Rebelión de Robert. Según Sam, él mismo ayudó con el título. Y luego tenemos uno de los momentos más trillados de la historia de la televisión de calidad. Quiero decir… por dios. Sé que Benioff y Weiss honran la obra de George RR Martin, pero tal vez no fue una buena idea titular el libro de la serie Una canción de hielo y fuego. ¿Cómo pudo alguien escribir eso y pensar que era inteligente? Dice mucho acerca de esta desafortunada temporada final.

Sigue a Noel en Twitter.

http://bit.ly/30AXeFM

Anuncios

Y tu que opinas???

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s